Lucas Reguera (39) e Iván Melnichuk (33) son amigos y emprendedores. Por eso hace dos semanas ofrecen paquetes para vivir aventuras en la selva misionera, como caminar por senderos selváticos y divertirse haciendo rapel. “Estamos haciendo esta actividad hace diez años, pero hace dos semanas la abrimos para todo público. Recorrimos toda Misiones”, empezó explicando Lucas al diario El Territorio.

Para determinar los espacios para las travesías, los amigos solicitan autorización a propietarios de chacras privadas como sucedió en Villa Bonita, donde encontraron cuevas y paredones para realizar el rapel, además de trazar los trillos para las caminatas y miradores, o nadar y chapotear en el arroyo Bonito.

“Formamos un grupo de toda la provincia, dónde informamos el horario, los elementos que deben llevar, el lugar de encuentro, todo para una mejor coordinación”, detalló Reguera, quien además contó que por el momento trabajan con un cupo de hasta 15 personas. Las experiencias se realizan los sábados desde las 13 y duran de cuatro a seis horas.

El último fin de semana desarrollaron un circuito en la localidad de Dos de Mayo, en el Salto Orquídeas, con un recorrido que ofreció rapel y una pileta natural de cuatro metros de profundidad.

“Tenemos un día de exploración, donde hacemos el recorrido y vemos la característica, así sabemos lo que nos vamos a encontrar cuando vayamos con gente, además contamos con todos los equipamientos de seguridad”, comentaron.

Todo comenzó en un verano hace diez años, cuando terminaba la época de jugar rugby y buscaban una alternativa para estar entrenados. Hoy el objetivo es brindar una experiencia diferente y que todos se animen, sin límites de edad. Además apuntan a poder llevarla adelante todo el año. “El turismo central es en Cataratas, Moconá y Posadas, pero hay muchos sectores que son vírgenes en contenido, generando un valor agregado a lo que tenemos en el resto de Misiones”, dijo Lucas.

Por otra parte, ya presentaron el proyecto a la Provincia y agencias privadas. Durante los últimos días estuvieron en San Vicente trazando el nuevo circuito, donde se encontraron con un salto de 30 metros. “Es un lugar místico, lo que podemos adelantar, es que es un sueño y produce mucha adrenalina”, cerraron entusiasmados.

El Territorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver tambien:

Vecino molesto por la poda indiscriminada de árboles en Oberá

En el marco del Programa La Defensoría en tu Barrio, la Defensora del Pueblo estuvo presen…