Mientras el país está en alerta por los casos fatales de hantavirus, en esta localidad se registró un deceso sospechoso de leptospirosis, enfermedad que al igual que la primera se contagia a través de roedores, entre otros animales. 
Según señaló Héctor González, director del hospital Samic de Oberá, la víctima fue un hombre de 40 años que residía en Villa Gunther de esta ciudad.“Por el momento existen sospechas de que podría tratarse de leptospirosis, pero debemos ser prudentes y aguardar el resultado de las muestras que se remitieron al Instituto Malbrán de Buenos Aires para confirmar el diagnóstico”, precisó González.
El profesional también mencionó que existe un segundo caso sospechoso, no fatal. Se trata de un menor de Colonia Aurora que está evolucionando favorablemente al tratamiento.  
Sobre el deceso del adulto de Villa Gunther, ante las sospechas Salud Pública ya realizó tareas de prevención en el barrio, como indica el protocolo.  Al respecto, fuentes sanitarias recordaron que en el año 2012 se registró el primer caso de la enfermedad en Oberá, aunque el paciente logró recuperarse.
En aquella ocasión trascendió que el contagio se habría producido porque consumió vino de un tetrabrik contaminado con orina de rata. “La enfermedad se contagia a través de roedores y perros, por eso la limpieza es fundamental para evitar el contagio en humanos”, alertaron desde Salud Pública.
Alerta por basura

En tanto, habitantes de Villa Gunther se mostraron preocupados y alertaron la proliferación de microbasurales que se originan por el accionar de vecinos desaprensivos. “Hay muchos perros sueltos y se ven ratas por la basura acumulada que tiran algunas personas que viven en el mismo barrio”, denunciaron. 
La enfermedad

La leptospirosis es producida por una bacteria que puede estar presente en la orina de ciertos animales como roedores, perros, vacas, cerdos, caballos y animales silvestres.  La enfermedad se manifiesta en principio como un cuadro gripal con fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y malestar general. Luego se puede presentar una segunda fase de mayor gravedad.
Suelen estar más expuestos los trabajadores rurales, quienes realizan actividades al aire libre o las personas que viven en casas precarias con piso de tierra. Ante la aparición de los síntomas es necesario consultar a un médico en forma inmediata, dado que un cuadro agravado puede llevar a la muerte del paciente.
Esta semana, la médica infectóloga, Liliana Arce, sostuvo que es clave que latas de bebidas, botellas o envases de tetrabrik sean lavados antes de consumir el producto porque por lo general “los depósitos de supermercados que no tienen ventilación pueden estar contaminados con orina de ratas o su saliva y nosotros ponemos la boca en el extremo de las latas para beber”.
Además instó a no permitir la formación de nidos de roedores. “Por ejemplo, si yo dejo restos de ropa, de colchones, de basura, esos son los lugares donde anidan los ratones. Lo otro a controlar son los cielorrasos, por eso tenemos que mirar si tenemos aberturas y tapar esos lugares para que no sean sitios de anidación. Y si tenemos un depósito en nuestra casa, lo ideal es que si hace mucho está cerrado, ventilarlo desde afuera durante 30 minutos y después, antes de entrar, rocío adentro con lavandina diluida, una parte cada 10 litros de agua, rocío todos los lugares y con eso mato el virus, pero siempre abro los ambientes que estuvieron mucho tiempo cerrados desde afuera, no desde adentro, porque si no también me puedo contaminar”.

El Territorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver tambien:

Vecinos de Oberá se oponen a donación de tierras para agrupación tarefera

En el barrio Esperanza de Oberá, vecinos se movilizan contra la usurpación de un espacio v…