El mal tiempo asentado hace varios días en la provincia desató ayer una de las peores jornadas. En todo Misiones hay alrededor de 130 familias damnificadas, según pudo constatar El Territorio con la Subsecretaría de Protección Civil de Misiones.
Las intensas lluvias alcanzaron los 120 milímetros hasta el cierre de este matutino sólo en Posadas. 
Calles anegadas e intransitables, familias autoevacuadas, inundaciones y arroyos desbordados son algunas de las postales que dejó el paso del mal tiempo durante la jornada de ayer. 
Se espera que las condiciones del tiempo comiencen a mejorar recién mañana en horas de la tarde cuando las temperaturas desciendan a un mínimo de 14°.  Sin embargo, pese a la mejoría, la advertencia meteorológica permanecerá hasta el martes, ya que las probabilidades de algunas lluvias aisladas continuarán hasta la semana próxima.  

La ciudad capital, bajo agua 
La cantidad de agua acumulada en las calles tornó peligroso el tránsito en la ciudad. La rotonda de la capital misionera permaneció bajo agua durante varias horas. El tránsito fue prácticamente imposible para los peatones, mientras que los vehículos circulaban con precaución.
Una situación similar se vivió en cercanías a la estación de transferencia, cercana a la Universidad de Misiones (Unam). Allí, los inmensos charcos formados imposibilitaron el paso de vehículos y peatones en la zona. La acumulación de agua dejó intransitable ambas colectoras desbordando canaletas y veredas.
Además, en aquellos asentamientos y barrios con calles de tierra, las colectoras quedaron completamente anegadas. 
Los barrios Paraíso, San Marcos, Los Lapachitos, Independencia y Porvenir fueron los más afectados.
Uno de los barrios más afectados por el temporal de estas últimas horas es el asentamiento Los Lapachitos. Allí, dos viviendas se inundaron por completo y las familias perdieron muchas de sus pertenencias. Por temor a perder las cosas que les quedan, no quieren evacuar la vivienda y permanecen en sus hogares tratando de resguardar del agua algunos muebles y electrodomésticos.
“El agua nos llegó hasta la rodilla y las veces que llueve tenemos que levantar todas nuestras cosas. Hay veces en las que ya no podemos hacer nada” expresó Hernando Ojeda, uno de los damnificados. “Así es como perdemos lo poco que tenemos”, agregó desalentado. 
Las inundaciones en esa zona son constantes debido a que ambas viviendas se encuentran en un sector más bajo que las demás. Además, en el barrio no cuentan con canales de desagüe correspondientes para drenar lluvias tan intensas como las de ayer. 
Otro factor para destacar es que en cercanías al asentamiento hay un arroyo que suele desbordar cada vez que llueve. El desborde es otro de los problemas de los vecinos del lugar.  
“Siempre pasa esto las veces que llueve. Estamos en una zona muy baja y no contamos con el canal de desagüe correspondiente”, consignó Ojeda. “Es lamentable la situación porque no podemos hacer nada más que levantar los muebles, pero esta vez el agua nos llegó hasta las rodillas”, agregó. 
En esa misma línea, en Candelaria hay tres familias evacuadas. Recibieron asistencia del municipio y se hallan resguardadas en el Refugio municipal.

El temporal no tuvo piedad
En la localidad de San Javier hay varias familias damnificadas a raíz del temporal. Entre los barrios más afectados se hallan Bartel y San Juan. Pese a que el municipio no realizó actividades de evacuación, algunas familias decidieron autoevacuarse y alojarse en la residencia de parientes y amigos hasta que cese el mal tiempo. 
Juan Pablo, uno de los damnificados, expresó que “con cada lluvia grande las casas se llenan de agua”. Si bien se trata de una lluvia atípica por la cantidad de agua caída en tan poco tiempo, “también es cierto que si se realizan los saneamientos correspondientes para que el agua drene no vamos a sufrir estas consecuencias”, añadió.
Una situación similar padeció durante la mañana de ayer Walter Mantuyak, vecino del barrio San Juan. “Es realmente muy triste esta situación. La venimos sufriendo hace más de cinco años. Cada vez que llueve fuerte se nos inunda por completo la casa y perdemos muchas de nuestras pertenencias”, expresó desalentado. 
Ayer al mediodía el arroyo Yabebirí ubicado en la localidad de San Ignacio desbordó por encima de los tres metros.
El avasallamiento del agua por encima del puente Mártires-Santo Domingo Savio impide el ingreso y egreso de los colonos de la zona por esa ruta de tierra, que por las lluvias también se encuentra en condiciones intransitables,   uniendo la ruta provincial 103  con la ruta 210 de la localidad de Mártires.
En Campo Viera, la zona más afectada de la localidad es el lote 5 del municipio, en la zona oeste.
 “Es un asentamiento de muchas familias que se fueron acomodando con el correr de los años y que se les mojó todo”, explicó en Acá te lo Contamos, por Radioactiva  100.7, José Kirilinko, docente de la localidad.
Asimismo, comentó el panorama que se vive en Campo Viera con las intensas precipitaciones y las consecuencias de las lluvias. “Estamos bastante complicados con los caminos vecinales. Hay muchísimas alcantarillas tapadas”. “Estamos en plena zafra yerbatera y eso genera un problema con los camiones que se quedan atascados porque hay muchas dificultades para transitar”, consignó el docente.
En tanto, las intensas lluvias hicieron estragos en Montecarlo afectando fundamentalmente a los barrios Martín Fierro y Vista Alegre, que se vieron azotados nuevamente por el agua que colapsó de las alcantarillas con mucha pendiente hacia el arroyo.
 Como consecuencia del temporal hay 30 familias damnificadas que recibieron asistencia pero no debieron ser evacuados. 
Desde la subsecretaría de Protección civil asistieron con 500 chapas de cartón económico y 30 colchones. Se trabajó en conjunto con el personal policial de la localidad y los bomberos voluntarios en el abordaje y relevamiento de las familias afectadas. Personal de Obras Públicas también asistió en los lugares afectados con personal que llevaron bolsas con arenas para hacer barreras de contención en los lugares afectados.
Eldorado también sufrió los estragos del temporal. Los puentes de los arroyos Piray Miní y Piray Guazú desbordaron su caudal en el municipio. 
Los vecinos que necesitaban  ir hasta el casco céntrico de la localidad debieron dirigirse por la ruta 16 ya que el paso por el puente era imposible. 
La zona se halla intransitable y se recomienda a los vecinos no circular por el puente hasta que baje el caudal de agua.  

Asunción tiene 40 mil evacuados

Entre el jueves y ayer, el personal de Defensa Civil de Paraguay debió evacuar a 40.000 mil personas de sus hogares porque las intensas lluvias y los desbordes del río Paraguay, que llegó a los 69,9 metros generaron serios inconvenientes en la región. Las precipitaciones generaron caos en el tránsito de Asunción y por la magnitud del caudal de agua, varios autos quedaron varados en las calles. El agua anegó además algunos comercios, escuelas y centros de salud. El hecho más grave se constató la mañana de ayer cuando tres personas murieron al sufrir la caída de un rayo en el distrito de Ypejhú, de Canindeyú, Paraguay, según informó el diario Última Hora del vecino país. San Lorenzo, Asunción y Fernando de la Mora son las ciudades más afectadas.

La escuela 122 de San Marcos se inundó casi por completo

La cantidad de agua caída hizo estragos en algunos sectores. 

La escuela Nº 122 del barrio San Marcos de Posadas se inundó casi por completo. “En algunos sectores del establecimiento el agua superaba el metro de altura”, expresó Miryam Sotter Di, directora de la escuela. “Escuchamos el pronóstico de que había una alerta, pero no pensamos que iba a ser tan dramática la situación”, agregó. “Estuvimos sin luz, saltó la térmica muchas veces porque las paredes y toda la instalación está muy húmeda”, explicó la directora.
Los sectores más afectados fueron los grados más pequeños. El primer y segundo grado, además de las instalaciones del Neni 2045 donde funcionan las salas de 4 y 5, años fueron autoevacuados inmediatamente. “En realidad los chicos están bien, a salvo, y no tuvimos incidentes con ellos. Fue nada más el susto de ver entrar a la escuela tanta agua de manera abrupta”, explicó la directora. 
 Aún no relevaron las pérdidas materiales que sufrió el establecimiento educativo, puesto que todavía hay mucho barro y no se puede acceder al sector bajo del edificio. De todas maneras, cortaron la energía eléctrica porque estiman que hay muchos cables mojados, según especificó Sotter Di. “Los docentes y alumnos se dirigieron al sector más alto de la escuela y allí permanecieron hasta el horario de salida. No hubo ningún problema con los niños, pero sí se asustaron mucho”, expresó. 
Tanto los niños como el personal docente a cargo no pudieron desalojar inmediatamente el establecimiento, ya que la asistencia a clases de hoy fue demandante, y muchos padres tardaron en retirar a sus hijos. La directora, en ese sentido, resaltó el trabajo y la responsabilidad con la que los maestros de la escuela se desempeñaron. 
 Pese a no evacuar el edificio, todos se mantuvieron a salvo en el sector menos afectado. Tanto el personal de Defensa Civil de Posadas como La Unidad Regional 8 de la Policía de Misiones asistieron a los damnificados.

El Territorio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver tambien:

Hubo acuerdo y ningún servicio de transporte parará este jueves y viernes

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Misiones y los empresarios del sector llegaron a u…