La presunción de que podrían retornar las clases presenciales en escuelas de la provincia, parece alejarse de acuerdo a los testimonios recogidos por titulares de escuelas y docentes en Oberá. El faltante de porteros, la multiplicidad de trabajos de docentes y en algunos casos de infraestructura esencial, pone en jaque a la cumplimentación de normas sanitarias y edilicias para dictar clases-aunque mas no sean divididas entre lo presencial y lo virtual-.

“Nuestra escuela tiene graves problemas de filtraciones en sus techos, algo que hemos señalado hace mucho, incluso estuvo visitando el edificio el año pasado un representante de una empresa constructora que envió el Consejo de Educación y dijo que era mucho lo que había que hacer y nunca mas, y ahora con esta ultima tormenta, encontramos la escuela inundada”, dijo Alicia Knass, directora de la EPCO n 1 de Oberá.

Sostuvo que “tenemos sólo 2 porteros y 3 turnos, las instalaciones no están en condiciones de salubridad, por los sanitarios y techos, y los porteros no darán abasto, porque si se regresa tienen que ser todos los turnos. Nos pidieron desde supervisión un protocolo de regreso a clases, pero luego de hacer consulta a docentes también nos encontramos con que muchos trabajan en varias escuelas y eso no les permite trabajar con grupos distintos del mismo curso, pues no le alcanzarían las horas”.

Dijo que”en nuestro caso la reparación de baños y techos es fundamental, con o sin pandemia, el agua entra igual cuando llueve y los sanitarios son pocos y pierden”, mencionó.

De su lado, la Vicedirectora de la Epet n° 3, Sandra Wozniuk explicó que “por lo pronto comenzamos a producir insumos sanitarios para ese potencial regreso, lo que ya hacíamos para la comunidad, ahora lo hacemos para el establecimiento, pero lo podemos hacer porque tenemos herramientas y laboratorio”, aclaró. “De todas formas, estamos analizando porque volver significa muchas cosas, no solo el espacio para dictado de clases sino porteros, tenemos 3 turnos y 2 personas de limpieza y se complica. Por otro lado, si se habla de un aula con 10 o 15 alumnos, al tener 37 o 40 alumnos, deberíamos rotar y no sé cómo lo haríamos”, dijo.

También sostuvo que “se complica además, que la virtualidad y presencialidad requiere de dos preparaciones del docente y ni hablar de las prácticas que en nuestro caso es esencial. El INET (Instituto Nacional de escuelas Técnicas) que nos regula, está elaborando un protocolo especifico para las escuelas técnicas, las adaptaciones son las mejores posibles no quita que no deseemos volver, porque los talleres son teóricos por ahora. Pero es complicado, no lo veo tan sencillo, para un regreso pronto. Tenemos mas de 800 alumnos que usan transporte, docentes que se deben movilizar y tiempos que se deben organizar”, señaló.

En el caso de escuelas primarias, Anibal Arzamendia, Director de la escuela 822 de Villa Barreyro, mencionó que “nadie nos dijo de volver, escucho los medios y hablo con colegas, pero lo analizamos, si bien tenemos predisposición no sé cómo haríamos con la cantidad de sanitarios, veo que el protocolo abarca muchas cosas por definir. hay muchas dudas, por el momento estamos entregando los kits de alimentos que nos envía la dirección de comedores y seguimos trabajando a distancia”, apuntó.

Meridiano 55.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver tambien:

En Oberá siguen tomando acciones para frenar al dengue

La ciudad de Oberá fue una de las más castigadas con el contagio del dengue, enfermedad tr…